Viviendas Ecohogar

La víctima es una mujer de 82 años. El acusado, un hombre de 40, fue detenido.
A Rosa Adela Zorico, una mujer de 82 años de la ciudad de Rosario, la mataron de manera brutal. El asesino la apuñaló muchas veces, luego de muerta intentó calcinarla y finalmente ocultó el cadáver durante al menos tres días en el placard de uno de los dormitorios de su casa. Pese a todo, no es el único dato que estremece: fue el propio hijo de la víctima el que le avisó anoche a la Policía que tenía a su madre muerta en la casa y tras varias idas y vueltas, les confesó que participó del crimen.
Cuando los efectivos llegaron a la vivienda, descubrieron los restos ocultos en un placard de grandes dimensiones y detuvieron al hijo de Rosa, un hombre de 40 años identificado como A.R.C que no supo explicar con certeza qué había ocurrido.
Según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, por el momento es el único sospechoso del violento asesinato y las pruebas que se obtuvieron hasta ahora lo comprometen. En los próximos días será llevado a una audiencia, donde quedará formalmente acusado como autor del hecho.
El crimen de la mujer de 82 años ocurrió en una casa ubicada sobre la calle Callao al 2600, a unas pocas cuadras del Parque Independencia, en pleno centro de la ciudad de Rosario. Fue descubierto hacia la medianoche de ayer con el llamado al 911 hecho por el hijo. Medios locales indicaron que cuando A.R.C le avisó a la Policía les dijo también que a su madre la habrían asesinado unos narcos. Sin embargo, ya detenido, aseguró que en realidad un amigo suyo había sido el autor del homicidio y que después él mismo la remató.
Las fuentes aclararon a este medio que la investigación, que quedó en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Alejandro Ferlazzo, recién comienza y que “cualquier manifestación que haya hecho el acusado tiene la posibilidad de ratificarla en audiencia imputativa frente al juez”. A la casa de la calle Callao concurrieron además del fiscal, la División Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y el Gabinete Criminalístico, quienes levantaron rastros, tomaron testimonios de vecinos e hicieron relevamiento de cámaras. También tratarán de determinar si otra persona participó en el homicidio.
Tras las primeras observaciones de la escena del crimen, se habla de que Zorico habría recibido al menos 20 puñaladas. La cantidad de heridas en su cuerpo todavía no fue determinada oficialmente y se conocerá cuando se le realice la autopsia, aunque las fuentes sí confirmaron que fue acuchillada varias veces. El número que trascendió -indicaron- “es un estimativo”.
Otro elemento que confirma la saña con la que fue asesinada es que después de los primeros exámenes médicos realizados en el lugar, se observó que el cadáver de Rosa presentaba quemaduras. Estaban en gran parte del cuerpo y se le infringieron después de que estaba muerta.
Las fuentes judiciales agregaron que el relevamiento de la escena arrojó indicios de que el todo ocurrió en la zona del baño de la casa. Además, se solicitó realizar autopsia también para corroborar los datos sobre la mecánica del hecho y constatar la data de fallecimiento. Al respecto, resaltaron a Infobae que presumen que el asesinato fue cometido hace tres o cuatro días.
En principio, los únicos que vivían en la casa del centro de Rosario eran Rosa y su hijo A.R.C. Además, los investigadores determinaron que no hay reporte de ninguna denuncia previa que tengan algún tipo de relación con violencia familiar por parte del hombre de 40 años hacia su mamá. Sin embargo, aclararon las fuentes a este medio, se le va a tomar testimonio a familiares y allegados con el objetivo de averiguar cuál pudo haber sido el móvil. Por ahora, el expediente fue calificado como homicidio agravado por el vínculo.