Casas Montreal

Ante casos comprobados de influenza equina en San Juan, en los hipódromos de Mendoza, Palermo y San Isidro y sospechas de la presencia de la enfermedad en otros puntos de la Argentina, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) dispuso fortalecer las medidas sanitarias en hipódromos y concentraciones de caballos, para disminuir la difusión del virus, que no afecta a las personas.
Debido a esta influenza, el Jockey Club de Venado Tuerto se vio obligado a suspender la tradicional reunión hípica del 1º de Mayo, que desde hace varios años se lleva a cabo en nuestra ciudad.
A CONTINUACIÓN EL COMUNICADO


Se presume que el virus puede haber ingresado desde Chile donde hubo casos de influenza equina. El 20 de marzo se detectó un foco en el hipódromo de la ciudad de Mendoza y también hay equinos con sintomatología de la enfermedad en Rosario; se suspendieron carreras de caballos en La Pampa y se tomaron muestras a caballos en el hipódromo de Trelew.
La influenza equina es similar a la gripe en humanos. Sus síntomas aparecen a los tres o cuatro días del contagio. El animal afectado presenta fiebre y decaimiento. Para su recuperación se lo debe aislar y dejarlo descansar, sin someterlo a esfuerzo físico. En un lapso de siete a diez días recupera su buena salud.
Se trata de una enfermedad viral contagiosa que afecta las vías aéreas superiores de los équidos (equinos, asnos, mulas) y su principal forma de transmisión es por vía aerógena. Se propaga rápidamente en un grupo de equinos en estrecho contacto, teniendo mayor predisposición al contagio aquellos animales que se encuentran sometidos a altos niveles de estrés (traslados, entrenamiento, competencia).