Ver Clasificados

 

 

 

 

Por Juan C. Rodríguez

Si bien todos los días nos toca enterarnos de hechos de inseguridad, no hay ni cercanía entre la cantidad de hechos que se denuncian, con el anecdotario que circula en las redes sociales. Son muchísimos los robos que se dan en la ciudad, y se ha extendido de modo inevitable una cierta resignación que es preocupante. Toda conversación termina con un “así estamos”, “qué vamos a hacerle” o “es un desastre esto”. Y de ahí no pasa.

Mientras las calles de Venado Tuerto parecen tomadas por simples delincuentes que roban pequeñas pero valiosas pertenencias para cada una de las víctimas. Con armas (algunas en desuso), con cuchillos, con cualquier objeto punzante, los “choros” no se toman descanso ni para Carnaval. Y a lo que parecían simples robos incentivados por el azar, como cuando dos de estos delincuentes van en una moto y se cruzan circunstancialmente con una víctima, (sobre todo si es mujer), ahora se le suman atracos más organizados, como el de días atrás en Iturbide 115, donde siete ladronzuelos (algunos armados) irrumpieron en ese local, donde funcionaba un local de comidas rápidas y delivery, y se llevaron dinero, celulares, notebook, registradora, un televisor, la moto que usaban para el reparto y efectos personales de los clientes que se encontraban en el lugar, después de haber golpeado al propietario del negocio por la espalda. Sus responsables comunicaron por facebook que decidían cerrar las puertas del negocio.
No son pocos los que se preguntan si esta ola delictiva es una casualidad, hay algo detrás, o es una manifestación que ni la policía ni la justicia le encuentran la vuelta al tema (no olvidar que varios de los detenidos en las últimas horas ya habían sido detenidos y soltados luego, por sendos episodios de violencia y robo). El intendente se reúne con vecinalistas, acuerdan trabajar en conjunto para el regreso de Gendarmería, pero enfatiza que toda la ciudad se debe poner detrás de ese reclamo. También pide “que la Justicia funcione como tiene que funcionar, y nos dé respuestas como nos tiene que dar, estamos hablando permanentemente con la Fiscalía, seguimos cada caso en particular”.

50 motos robadas por semana!
Los robos siguen, se habla de una cantidad cercana a los ¡cincuenta motos robadas por semana!, por lo que suena lógico que se pida un rol más activo a la policía, independientemente de las ya consabidas faltas de infraestructura, logística, personal y otros etcéteras más.
Mientras tanto, el Centro Comercial e Industrial emitió un duro comunicado reclamándole al gobernador la declaración de emergencia en seguridad, y el pedido por la vuelta de Gendarmeria es unánime.
“Sufrimos en estos últimos días violentos robos que nos dejan traumatizados y nos angustian. Necesitamos que las fuerzas de seguridad actúen efectivamente en pos de brindar un mejor servicio a la ciudadanía. Sentimos que estamos desprotegidos y que las leyes no se hacen cumplir. Los delincuentes no distinguen a sus víctimas por partidos políticos, actúan cuando tienen zona liberada y no se aplica sobre ellos las leyes que nos permitirían vivir en una sociedad más justa y tranquila en donde se defiendan los derechos civiles de los ciudadanos que trabajan y quieren vivir en paz” señala la entidad.
En las últimas horas el diputado nacional Ricardo Spinozzi, después de reunirse con la ministra Patricia Bullrich, ha manifestado que “le remarcamos a la ministra y su equipo que el fenómeno de la inseguridad no solo es un triste patrimonio de las ciudades de Rosario y Santa Fe, sino que en cada ciudad y hasta en los pueblos más pequeños estamos teniendo inconvenientes serios, por lo que se necesita una acción conjunta de Nación, provincia, municipios y comunas para afrontar esta demanda principal de la sociedad”.
El fin de semana fue testigo de un par de hechos esperanzadores: Las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) se encuentran recorriendo distintos puntos de la ciudad de Venado Tuerto, apoyados por el Comando Radioeléctrico, pidiendo documentación a los vehículos y controlando la seguridad de los barrios, y prometen seguir patrullando. Y en varios allanamientos realizados por la policía de la provincia en la ciudad, se produjeron varias detenciones. Fue en el marco de operativos llevados a cabo con un helicóptero de apoyo aéreo. Los allanamientos tuvieron lugar en distintos domicilios de los barrios Alejandro Gutiérrez e Iturbide y se pudieron secuestrar siete motos y diferentes partes de motores como plásticos y repuestos; celulares y armas de fuego, entre ellas
revólver calibre 22 y 5 cartuchos. En los diferentes operativos estuvieron involucrados personal de las comisarias 2da, 14ta, 12da, Investigaciones de la UR VIII y Personal de Jefatura. Es de esperar que sea el inicio de una solución definitiva a estos hechos, y no que sea la calma que precede a la tormenta. Ese extraño silencio que nada bueno augura y que puede ser el anuncio de daños aún mayores.