Ver Clasificados

El desborde del arroyo Aguapey provocó el domingo el corte de la ruta nacional 14 entre las localidades de Alvear y La Cruz, en Corrientes. Y si bien ayer se transitó por media calzada durante gran parte del día, el tramo volvió a cerrarse en la noche de ayer y recién reabrirá hoy a las 7. Así, como consecuencia de las inundaciones, se sumó a otros cuatro cierres de rutas con agua en sus calzadas que afectan a las provincias de Santa Fe, Córdoba y La Pampa.
Según datos oficiales de Vialidad Nacional, la ruta nacional 7 tiene agua en la calzada entre los kilómetros 380 y 390, a la altura de la laguna La Picasa, en Santa Fe. El notable incremento de nivel de ese reservorio acuífero desde febrero afectó ese camino. Para completar el escenario de caos sobre la traza, los fuertes vientos provocan intensos oleajes.
Los primeros trabajos culminaron a fines de abril pero el tránsito no se habilitó porque el nivel de la laguna continuó en ascenso, fruto de las intensas precipitaciones. Actualmente, el agua se encuentra en 80 centímetros por encima del nivel de la ruta. Por este corte, los desvíos se realizan por las rutas nacionales 33 y 8 y por la ruta provincial 14, hacia Venado Tuerto.
En Córdoba, la ruta nacional 8 vive algo similar desde mayo entre el kilómetro 402 y el 397. Los trabajos de alteo en el 402 están siendo ejecutados por personal de Vialidad Nacional. Pero todavía no se puede transitar porque la acumulación de agua sobre la calzada produjo la erosión de la carpeta asfáltica y del terraplén. El corte se realiza de forma total en el tramo comprendido entre Venado Tuerto y Arias. A principios de mayo comenzaron trabajos de similares características sobre el kilómetro 397.
Para desviarse en dirección a Mendoza hay que tomar por la ruta nacional 33 al sur, a la altura de la rotonda de Venado Tuerto, para luego ingresar a la ruta nacional 7. En sentido contrario, el desvío es por la 33, altura Firmat, y luego por las rutas provinciales 11 y 14 hasta La Carlota, para retomar la ruta 8.
Los vecinos de La Pampa, por su parte, deben soportar los problemas de la ruta nacional 35, que presenta dos cortes. La calzada tiene presencia de agua a lo largo de 800 metros y la semana pasada comenzaron tareas de alteo entre las localidades de Eduardo Castex y Winifreda. El otro tramo interrumpido es a la altura de Embajador Martini por dos kilómetros. También sufre un corte la ruta nacional 188 en la zona de Rancul, ya que allí la calzada tiene agua a lo largo de un kilómetro. Hasta que el agua no drene es imposible realizar trabajo alguno.
“Estas son consideradas obras de emergencia. Por lo tanto, están orientadas a dar una solución inmediata, otorgando las condiciones de seguridad necesarias para transitar hasta que se lleven a cabo los estudios para una obra definitiva”, le dijo a Clarín Javier Iguacel, titular de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV). “Ante este tipo de situaciones, el compromiso que asumimos es brindar soluciones lo antes posible”, agregó.
“​La red vial sufre las consecuencias de las faltas de obras hídricas que no se hicieron en todos estos años.
“Es muy probable que los cortes sigan en varios puntos del país, sobre todo en Buenos Aires por sus características geográficas”, comentó Fabián Pons, presidente de OVILAM (Observatorio de Vial Latinoamericano). En ese sentido, agregó: “La red vial sufre las consecuencias de las faltas de obras hídricas que no se hicieron en todos estos años. En muchos lugares la ruta se convierte en una especie de terraplén que retiene el agua y al romperse inunda otras zonas. Entonces, se convierte en un problema la propia ruta. No es culpa de la ruta, sino de la falta de obras”.
¿Cómo se comportará el clima en los próximos meses? Ignacio Amorín, difusor del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) explicó a Clarín: “No hay un fenómeno a nivel global que pueda incidir en precipitaciones abundantes porque las probabilidades de El Niño bajaron para primavera”, respondió. El pronóstico trimestral del SMN correspondiente a junio, julio y agosto da un 40% de probabilidades de precipitaciones normales y un 35% de superiores a lo normal en Santa Fe y Córdoba. Hay que tener en cuenta que Córdoba llueve promedio en ese trimestre entre 25 y 50 milímetros, mientras que en Santa Fe caen entre 50 y 100 milímetros. No es muy diferente la situación en La Pampa donde el promedio trimestral va de 25 a 50 milímetros. Para esa provincia hay un 40% de probabilidades de precipitaciones por encima del promedio y otro 40%, normal.