Ver Clasificados

El presidente Mauricio Macri expresó hoy su tristeza, preocupación e indignación con el caso de la muerte de la joven Micaela García y cargó con dureza contra el juez Carlos Rossi, responsable de haber dejado en libertad al violador Sebastián Wagner, principal sospechado por el crimen.
"Los argentinos tenemos que indignarnos, entender que así no se puede seguir. Tenemos que entender que el sistema se equivocó o el juez Rossi no entendió la dimensión de su tarea. Pero este tipo de jueces no los podemos tener. No podemos tener un juez que cree que en la vida es opinable lo que uno puede hacer. Uno tiene que estar seguro de las decisiones que toma", afirmó el mandatario argentino en declaraciones a Radio Mitre.
Macri avaló los dichos del ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, quien en la tarde del sábado sugirió la destitución del juez de Ejecución de Penas entrerriano, quien se encuentra en el foco de atención después de lo sucedido.
"Lo habló el ministro conmigo y lo apoyé, tenía razón en lo que dijo. Hay que cuidarnos entre los argentinos. La vida es algo único. Lo que le pasó a esa familia… Yo le agradezco al padre que diga que ese dolor tiene que servir, pero hay otros padres que tuvieron el mismo dolor y las cosas no cambiaron", afirmó el presidente.
Y agregó: "Lo importante es que todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad. Un juez, cuando asume la responsabilidad de ser juez tiene que entender la dimensión del poder que él tiene. Y el poder que tiene es para ayudar a la comunidad, no para sostener caprichos ideológicos. Los vecinos, que con sus impuestos le pagan su sueldo, esperan de él el criterio suficiente para proteger a la sociedad y que no pasen este tipo de cosas (…) Debemos transmitir un mensaje contundente y claro, como el del ministro pidiéndole la renuncia al juez".
El juez Carlos Alfredo Rossi le otorgó el 1º de julio de 2016 la libertad condicional a Sebastián Wagner, condenado a nueve años de prisión por dos violaciones cometidas.
El propio violador se mantuvo prófugo desde la desaparición de Micaela García, de 21 años, hasta la noche del viernes, cuando fue detenido en la ciudad de Moreno. El hombre se entregó y, a falta de confirmación oficial, dio detalles clave para poder encontrar el cuerpo sin vida de la chica, en un descampado en Entre Ríos.
"Todavía no podemos seguir viviendo en un país en el que se festeja la viveza criolla mal entendida", sentenció Macri.