Ver Clasificados

El gigante alemán Volkswagen (VW) reconoció haber equipado modelos diésel en Estados Unidos con un software que falseaba datos de emisiones contaminantes, un escándalo que le costará caro en dinero e imagen.

La empresa anunció la suspensión de la comercialización en Estados Unidos de sus diésel de cuatro cilindros de las marcas VW y Audi, que representaban el 23% de sus ventas en ese mercado.

Unos 20 mil millones de euros de la capitalización bursátil del grupo se habían esfumado este lunes pocas horas después de la apertura de los mercados. En el cierre de la bolsa de Fráncfort, la acción de Volkswagen cayó 17.14%, a 133.70 euros.

"Desastre", "Hecatombe"... La prensa alemana buscaba las palabras para describir el golpe asestado, para colmo de males durante el Salón del Automóvil de Fráncfort, a una empresa que es un orgullo nacional, líder mundial de ventas en el primer semestre del año.

El caso, sacado a la luz por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), "tendrá consecuencias financieras considerables para el grupo, que aún no se pueden calcular", sin contar el perjuicio para "la imagen y la credibilidad de Volkswagen en todo el mundo", dijo a la AFP el analista del sector automovilístico Ferdinand Dudenhöffer.

La justicia de Estados Unidos abrió una investigación contra el constructor alemán, según los medios de comunicación, si bien ni las autoridades estadounidenses ni la compañía quisieron realizar comentarios al respecto.

Según las autoridades estadounidenses, 482 mil vehículos de las marcas Volkswagen y Audi fabricados entre 2009 y 2015 y vendidos en Estados Unidos fueron equipados con un sofisticado software que permitía reducir sus emisiones contaminantes al ser sometidos a un test de contaminación. Sin embargo, la empresa reconoció este martes en un comunicado que dicho software podría estar presente en 11 millones de vehículos vendidos en todo el mundo.

Gracias a ese fraude, los vehículos obtenían una certificación ecológica.

Estados Unidos decidió también el lunes que vehículos de otros fabricantes, que no especificó, serán revisados para saber si también cuentan con programas de ese tipo.